"CUENTO TENEBROSO"

Foro para las festividades de fin de octubre y comienzo de noviembre: 31 de octubre, Halloween, 1 al 3 de noviembre, Día de todos los Santos, Día de los muertos, etc.
Cerrado
Avatar de Usuario
Esmeralda
Moderadora
Moderadora
Mensajes: 29882
Registrado: Jue Sep 18, 2008 23:48

"CUENTO TENEBROSO"

Mensaje por Esmeralda » Lun Oct 14, 2013 13:05

Imagen


CUENTO TENEBROSO

Imagen







Compañeros poetas:

Foroshoshan.com les extiende una cordial invitación,
para participar en la actividad a la que hemos llamado
"CUENTO TENEBROSO".
La cual consiste en compartirnos un cuento o relato,
relacionado con la actividad que estamos realizando,
y que puede estar basado en un hecho real, una anécdota,
o bien fruto de su imaginación e inspiración.
Por supuesto que deberán ser autores de los mismos.
Dejen volar su imaginación y compartan con nosotros alguna
historia tenebrosa que les haya sucedido a ustedes, o bien
a alguien conocido.
Esta es su oportunidad para dar a conocer los dotes de
escritores que sabemos muchos de ustedes tienen y que
hacen gala de ello en varias oportunidades.

REQUISITOS PARA PARTICIPAR:

- Estar debidamente registrado en el foro.

- Ser autor del cuento o relato con el que participe.
- Pueden participar con todos los cuentos que deseen,
pero estos deberán de ser inéditos, es decir que no hayan
sido publicados en ningún otro sitio, como foros, blogs, etc.

- Sus aportes deberán dejarlos como "Respuesta" a
esta invitación.

- Serán recibidas sus participaciones desde hoy, hasta
el 31 de octubre 2013.

- El tema deberá ser acorde a la actividad que estamos
realizando.

- No está demás recordarles cuidar su gramática y
ortografía.

Gracias por participar, un saludo para todos ustedes.







Imagen


Equipo Frososhoshan.com Copyright © NOMBRE DEL AUTOR

http://www.countessbloodshalloweenhorro ... terror.mid[/musica]
Imagen


Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
Romanticoysoñador85
* * * * * *
* * * * * *
Mensajes: 1082
Registrado: Lun Jul 09, 2012 15:40
Ubicación: Mexico

Re: "CUENTO TENEBROSO"

Mensaje por Romanticoysoñador85 » Jue Oct 24, 2013 16:05

   
 


Poema=Imagen

Encuentro con Rumete... (Basade en hechos reales)

Imagen




Una noche normal en el hospital, corría el mes de Noviembre de hace algunos ayeres, Por los ventanales de los camastros, se escuchaba el rebotar de las ramas secas otoñales, al ser impulsadas por un gélido viento, Eran minutos cercanos a las tres de la mañana, cuando decidí bajar por un paquete de sangre para una transfusión a un paciente, como de costumbre decidí tomar el ascensor un recorrido solitario a no ser por el embalaje de metal que canta al unísono de cada piso que descendía.
Para tener 3 meses de rotación, prácticamente conocía a todo el personal, a excepción de las chicas enfermeras que entraron de nuevo ingreso el fin de semana anterior, Al llegar al laboratorio como si entrase en otra dimensión la densidad del ambiente aumentó y mi piel al parecer se torno mas sensitivo, como si estuviera detectando algo que mi vista no podía, posteriormente antes de entrar al pasillo donde se encuentran los paquetes, vi una silueta detrás de un escritorio al inicio pensé que los chicos de la mañana habrían realizado cartones y pancartas para la festividad de muertos que en mi ciudad adquiere un renombre especial.
Pero al irme acercando la silueta tomaba mas y mas forma, detrás del escritorio principal una hermosa mujer con vestimenta de Doctora, en el sobrestante mirándome fijamente, muy hermosa como acabada de ponerse una ducha, con ojos intensos color de roble, y con una figura escultural que se dibujaba dominantemente bajo el vestido ajustado color granate bajo su bata, inmediatamente al verla su atuendo se me hiso algo extraño, ya que llevaba puesta una bata de la institución sólo que con un modelo que nunca había visto, el corte de la bata diferente y la insignia en su hombro, me hicieron recordar un retrato enorme de un médico fundador de ese hospital pero que databa unas décadas atrás.
Al percatarse de mi presencia, la doctora me cuestionó a cerca de mi presencia en el banco de sangre, a lo cual yo le argumente mi misión. Le pregunté si ella era nueva ya que en otras guardias no había tenido el gusto de conocerla, me comentó que era jefa de Laboratorio y que esa noche le había tocado guardia, mi interés por tan hermoso espécimen fue un poco más allá y traté de hacer más plática, preguntándole su nombre, sin embargo ella contesto muy cortante. Soy la Doctora Rumete, a lo que mi asociación mental, relacionó con un adverbio de origen Francés, mientras colocaba el paquete sanguíneo en su contenedor, me despedí y no se me olvidará jamás el olor que despedía de ella y la forma en que éste invadió la totalidad de la sala y sobrestante.
Subí a mi piso correspondiente y continuó esa guardia sin ningún altercado.
Exactamente 3 meses después en vísperas de navidad, me tocó cambiar de rotación feliz recibí la noticia ya que esta vez sería en el departamento de pediatría, un ala del hospital llena de amor y de muchas almas de angelitos a los que tendría que cuidar.
En mi primer guardia me toco alternar con una doctora que estaba por jubilare de apellido Montero, de carácter acentuado y poco tolerante a personal nuevo como yo, mas sin embargo en este tipo de situaciones ambos debemos tolerarnos para dar el mejor cuidado a nuestros pequeños enfermos.
Extrañamente al momento de presentarnos la Doctora traía una cara más de sorpresa desolación y tristeza, a lo que obviamente cuestioné que sucedía.
Me dijo que acababa de leer en el periódico que un joven de 15 años se había suicidado el día pasado, pero no había al parecer motivo alguno. Ella teniendo un hijo de esa edad, estaba perpleja sólo de pensar como un ser humano que recién inicia a vivir a sentir a amar, se decepcione del mundo en tal grado que decida acabar con su vida.
Le respondí que estaba en lo cierto y que también a mí me había impactado la noticia, pero ella misma replicó que si a veces uno como profesionista entra en desgracia y toma decisiones tan radicales como esa, como por ejemplo dijo ella, décadas atrás cuando recién entró al hospital tubo una amistad con una Doctora joven, hermosa, y muy bien portada proveniente del norte del país, la cual rebosaba vitalidad y buena salud, y que se identificaron desde su entrada a laborar.
Estaba en planes de matrimonio pero algo sucedió y su vida de pareja se vino abajo, ella con el pasar de los meses se tornaba más y más melancólica y se le veía rondando los laboratorios en las guardias como alma en pena, ya que era la encargada de esos servicios.
Un día antes de Octubre les tocó a ambas hacer guardia posterior ala colación de alimentos que se hace rondando la una de la madrugada cenaron juntas y la Doctora Montero la cuestionó y aconsejo que la vida era grandiosa y que no debería de seguir sufriendo por esa relación que se había perdido, a lo que su compañera se notó más triste y lastimera, como renuente a continuar viviendo sin un motivo, perdido en este entonces por su amor que no regresaría mas.
A las cuatro de la madrugada de esa misma guardia, la encargada de enfermeras gritaba horriblemente que todo el personal se percató de los gritos, una doctora yacía a las faldas del laboratorio, sin vida desangrada y con heridas en cuello y muñecas, todos resintieron esa pérdida en especial la Dra. Montero quien horas antes había cenado con la occisa y detectado su estado.
La historia en un principio me pareció lamentable pero se tornó horriblemente macabra al ser tan curioso como para preguntar el nombre de la Dra. Fallecida, a lo que prontamente me responde mi compañera de guardia. Ella era la Dra. Rumete , al decirlo sentí como si mi corazón se paralizara, comencé a sudar y mi piel nuevamente se tornó sensible, palidecí y mi compañera me pregunta si me sentía bien, le dije sí mientras de la impresión me senté en un banco que estaba cerca de nosotros, exhalé para incorporarme y recordar mi encuentro con la fallecida exactamente tres meses atrás, acababa de corroborar que a veces la energía de las personas muertas ronda perpetuamente por el lugar de su muerte.
Ni bien me incorporaba traicioneramente mi mente realizó un hallazgo mucho más macabro, al momento de suceder no lo había detectado y para terminar este relato dejo el análisis que hice a cerca del nombre de la Doctora, Rumete son letras integrantes de otra palabra conocida, y que al descubrirlo mi sorpresa y susto fue mucho mayor. Las letras Rumete forman la palabra M U E R T E…








Imagen


Derechos reservados Románticoysoñador85 Octubre 2013


Imagen

 
   
Imagen

Avatar de Usuario
Esmeralda
Moderadora
Moderadora
Mensajes: 29882
Registrado: Jue Sep 18, 2008 23:48

Re: "CUENTO TENEBROSO"

Mensaje por Esmeralda » Sab Oct 26, 2013 12:39

Imagen


EXTRAÑA APARICIÓN

Imagen



La Sra. María siempre madrugaba para comenzar sus labores, sin embargo aquél día debió de levantarse más temprano que de costumbre, ya que tenía que realizar un corto viaje y regresar pronto para dedicarse a su negocio.

Junto con su hija Teresa, emprendió el camino de madrugada, eran aproximadamente las 3:30 de la mañana, cuando las dos mujeres con paso ligero se dirigieron a abordar el autobús que las llevaría hasta su destino.

Pero era necesario pasar muy cerca del cementerio, sin embargo esto para nada les causaba algún temor, ya estaban acostumbradas a transitar siempre por ese lugar, era la ruta de todos los días, su casa quedaba muy cerca de allí.
Caminaban ambas en completo silencio, solamente pensando en apresurarse y regresar lo más pronto posible a su hogar.
Habían caminado algunos metros, el cementerio estaba justo al otro lado de donde ellas caminaban.
De pronto un extraño ruido las hizo detenerse, más bien era un grito espantoso el que escucharon, que las hizo estremecerse hasta lo más profundo, mientras un escalofrío recorría todo su cuerpo.
Jamás habían escuchado algo semejante, por un momento las paralizó, sus piernas no respondían, las sentían terriblemente pesadas, tanto que no les permitía levantar un solo pié.

Se miraron la una a la otra, con incredulidad, con espanto, escucharon un grito más justo detrás de ellas, y las dos
como si se hubieran puesto de acuerdo, empezaron a rezar en voz alta, era lo único que podían hacer.
Teresa fue quien tuvo el valor de voltear hacia atrás y lo que vio la dejó fría, sin habla, pálida, la Sra. María lo único que pudo hacer es tratar de que caminara, casi obligándola y mientras lo hacía rezaba y rezaba.
Por fin lograron salir de aquél lugar, algunos vehículos empezaban a transitar y le pidieron a uno de ellos, un vecino, que las devolviera a su casa.
Teresa pasó varios días casi sin comer, sin hablar, con la mirada ausente, sin vida, como habitando en otro lugar.

Elevaron muchas oraciones por ella, al cabo de algún tiempo Teresa logró mejorar, fue entonces cuando le contó a la Sra. María, que lo que había visto no era de este mundo, que jamás olvidaría algo tan horrible, pero que prefería no decir más.

Pasó el tiempo, aparentemente todo volvió a la normalidad, pero tanto la Sra. María, como Teresa jamás pudieron olvidarlo y nunca volvieron a pasar por aquél lugar a esa hora.
Algunos días más tarde escucharon que una vecina había caído víctima de un infarto, en ese mismo lugar, ¿qué sucedió?, nadie lo supo explicar.



Imagen


Esmeralda Copyright © NOMBRE DEL AUTOR


Imagen
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
Sanctus Nebula
XIII Aniversario: Poesía Sensual
XIII Aniversario: Poesía Sensual
Mensajes: 4260
Registrado: Sab Nov 05, 2011 07:12
Ubicación: 3+3=2

LA PROMESA

Mensaje por Sanctus Nebula » Dom Oct 27, 2013 21:34

Imagen

Imagen

Imagen



Una tarde de noviembre Abbie llegó al pueblo donde sus abuelos paternos viven, después de concluir -tras la muerte de sus padres en un trágico accidente- que no había mejor sitio para ella que ese apartado lugar llamado “Akershus”.
Abbie no había convivido lo suficiente con sus abuelos (debido a la distancia), así que era la oportunidad de comenzar una nueva vida (por así llamarle); a pesar de su pena por la pérdida de sus amados padres, los señores Rohde la recibieron con mucho amor y se propusieron darle un hogar.

Abbie había nacido y crecido en New York junto a sus padres, su padre Arve Rohde de nacionalidad Noruega se había mudado a aquél Estado de USA a los 24 años por motivos de trabajo, ahí conoció y se enamoró de Alessa una hermosa abogada nativa de ese país, Abbie ahora ya una jovencita de 20 años abandonó sus raíces para re-comenzar su vida y lo que más deseaba era alejarse de un lugar que le traía tan malos recuerdos (aunque su vida ahí había sido buena) estaba marcada por sucesos inexplicables y dolorosos.

Ya instalada en su nuevo hogar Abbie comenzó con su nueva rutina de vida, su abuela comenzó a inculcarle el amor por las plantas, las caminatas después de las 18 horas y las cenas que culminaban con té y platicas; Abbie poco a poco se fue sintiendo parte de ese lugar y le gustaba mucho caminar por el río Glomma, se quedaba un buen tiempo tumbada en un sitio que ya era su favorito mientras disfrutaba del silencio que era irrumpido solamente por sonidos del medio ambiente.
Una tarde mientras Abbie leía un libro sentada en aquella roca justo frente al río una voz la saco de su mundo…
-hola-

Ella alza su vista y frente tiene a un chico de aspecto sombrío, no le responde pero el chico sonríe y se tumba en el suelo arcilloso cerca de ella comenzando una charla…

-¿Puedo saber que lees? ¿No te molesta? –

Abbie reacciona y le contesta pasivamente;
Hola, mi nombre es Abbie y no, no me molesta, el libro que leo se llama El Abrazo de Medianoche.
Pero dime, ¿Quién eres?
-Mi nombre es Freydis, vivo en las afueras de la provincia y ¿tú?

Así comenzaron una larga charla que culminó con el susto de Abbie al darse cuenta de la hora, Freydis caballerosamente la acompañó hasta la puerta de su casa, al entrar ella, sus abuelos la miraron con alivio mientras ella se disculpaba; su abuelo le dijo tiernamente “mi niña comprendemos que a veces las horas pasan voladas pero por favor se más cuidadosa, una preocupación para nosotros a esta edad es fatal”…Abbie asintió y dio las buenas noches explicando que no cenaría que prefería dormir.

Ya en su habitación Abbie pensó mucho en su nuevo amigo, en esa conversación que la hizo vibrar extrañamente; se preguntaba ¿Cómo era posible que un extraño la hiciera sentir emocionada? No había explicación alguna para acallar su mente, le daba vueltas todo lo sucedido, era como si él supiera quien es ella.

Sin embargo poco a poco se fueron disipando sus temores y cada tarde se reunía con Freydis, pasaban horas juntos y el tiempo parecía no ser nada, eran esencialmente parecidos, se complementaban, disfrutaban juntos…ella aprendió a leer en voz alta y él a disfrutar de esas historias que ella amaba.

A pesar de que Abbie sólo sabía que él vivía a las afueras y no conocía más de su procedencia ni de su familia nunca le importó, para ella desde la muerte de sus padres esos detalles no tenían mayor validez, así pues se abocó a disfrutar de la compañía de Freydis de quien familiarmente hablando sólo sabía que su primer apellido era Gudbrand.

Una tarde mientras Abbie lo esperaba, impaciente notaba que el tiempo pasaba y Freydis no llegaba, triste decidió regresar ya a casa, pues era suficiente la espera, comenzó a caminar de regreso y de pronto un grito la detuvo…

-Abbieeeeee-

Ella volteó; ahí estaba él, agitado pero sonriente, la tomó en sus brazos y la besó, ese esperado, anhelado beso que ella soñaba noche tras noche y que hasta ese momento ocurrió…ella sólo pensaba “que se detenga el tiempo”…después del beso vino un silencio en el que sus miradas parecían hablar, las manos de Freydis acariciaban a Abbie y ella sentía que esas manos le traspasaban el alma…Él se acercó al oído de ella mientras la fundía en un abrazo y le susurró…
¡Te Amo!
Abbie aturdidamente atinó a decir
-Yo también te amo-
después de un silencio en que permanecieron abrazados ella dijo titubeante -debo irme, ¿nos veremos mañana?
– Freydis asintió, la miró y le dijo –También debo regresar, ¿Me perdonarás no acompañarte?
Sin hacer más preguntas ella lo besó y se alejaron cada uno por su rumbo hasta perderse de vista.

Así fue que reanudaron sus encuentros ahora como unos enamorados declarados, perdidos en el tiempo, unos enamorados diferentes, sin presunciones ni regidos bajo ninguna ley de sociedad, sólo ellos dos, disfrutando de ese amor inmenso que era de ellos y de nadie más.

De pronto cuando el amor entre ellos se sentía invencible, cuando muchas tardes se habían entregado al placer de ese amor, cuando Abbie le había prometido amarle eternamente…justo cuando la vida tenía sentido para ella, cuando nuevamente había recobrado la fe, Freydis dejó de acudir a sus encuentros, varios días ella lo esperó preocupándose cada día más con esa ausencia, pensaba tantas cosas, quizás alguna enfermedad, algún viaje inesperado, algún problema familiar y fue ahí que aceptó cuán importante era conocer todo acerca de la vida de quien se ama.

Recordó aunque trataba de evitarlo cómo su vida estaba llena de sucesos dolorosos y temió lo peor…su mente trataba de ser acallada pero sin efecto alguno…seguía pensando en todo lo que la había marcado, enumeraba uno a uno los sucesos casi inconscientemente…

*La muerte de su abuela materna.
*A los 9 días la muerte de su abuelo materno.
*Dos años después la muerte de sus padres.

Era como si el sueño en el que vivió su niñez se desplomara por los sucesos más dolorosos y reprochables de su existencia, sin embargo esta vez suplicaba a cielos e infiernos no perder lo único que la hacía sentir con ganas de vivir…Freydis.

Estuvo pensando entre lágrimas tantas cosas hasta que el sueño la venció; a la mañana siguiente decidió ir en busca de una respuesta, decidió dar con la casa de Freydis…así pues salió de su habitación, desayunó con sus abuelos y salió con el pretexto de ir a buscar algunos libros que necesitaba, pensando en tardarse les dijo que comería por ahí, que no la esperaran…

Tomó el camino y sólo sabiendo que Freydis vivía a las afueras, tomó todo lo largo del río hasta llegar a una especie de colonia tan pequeña que parecía familiar, sintió el pecho emocionarse al intuir que no sería difícil dar con la casa de su amor.

Se detuvo en la que sería la primera casa, en el patio de la casa jugaban dos pequeñas vigiladas por su madre y una anciana sentada en una silla mecedora tejía…

-Buen día, mi nombre es Abbie y estoy buscando la casa de la Familia Gudbrand, la señora la miró extrañada mientras le respondía muy amablemente –Hola Abbie, soy Haldana, perdona pero no conozco a esa familia y dudo sea de aquí porque como vez este lugar es pequeño y nos conocemos todos-
Abbie suspiró con decepción, en eso la anciana levantó la mirada y le cuestionó…
-¿Por qué buscas a esa familia?-
Abbie dijo con cierto dejo de vergüenza, Freydis es mi amigo y hace días no sé nada de él, la anciana la miraba asombrada y señaló un estrecho camino diciéndole al final está la propiedad de ellos, es una colina pero muchacha ¿Tú estás segura que conoces a algún miembro de esa familia? Abbie sin comprender nada sólo dijo –Claro- y le agradezco su información…

Interrumpió Haldana diciendo a la anciana –Madre en ese rumbo no vive nadie, eso está deshabitado-
hubo un silencio y Abbie dijo "muchas gracias por su ayuda" sin tomar en cuenta el comentario de Haldana.

Abbie tomó el camino y subió la colina pese a que se notaba lejano el rumbo no le importó, sólo quería ver a Freydis, saber que estaba bien…al llegar a la colina vio entre el espesor de los arboles una casa que parecía aldea, se notaba efectivamente abandonada, solitaria.

Tocó la puerta pero nadie respondió, indagó por el rededor de la propiedad, de espaldas a la casa había un pequeño cementerio, sintiendo recorrer en su cuerpo un frio que calaba sus huesos se acercó, en la rejilla había un letrero tallado en madera al leer lo que decía su corazón se heló…

“Aquí descansan los restos de la Familia Gudbrand”

Abbie abatida por el temor buscó la forma de entrar en el cementerio sin lograrlo y lo único que se le ocurrió fue regresar a la ciudad y buscar información de esa familia en los periódicos locales que se guardan en la biblioteca de cada provincia.

Así pues, cansada, sin comer, casi sin aliento llegó a la tan ansiada biblioteca y a la encargada le preguntó dónde podía encontrar información de las familias que poblaban Akershus, la señora enseguida la llevó hasta el diccionario familiar.

Entre el miedo y la esperanza Abbie comenzó a buscar en la letra G y pronto dio con la añorada familia Gudbrand y su austero diario de hechos.

“Jord Gudbrand contrajo matrimonio con Mista Lodur y tuvieron 4 hijos Odd, Ranulf, Sijur y Freydis”

*Hechos familiares.

*El hijo más pequeño de los señores Gudbrand murió ahogado en el río Glomma a la edad de 22 años en 1940, enterrado en el cementerio familiar.
*La señora Gudbrand envenenó a su esposo y tres hijos restantes después de la muerte y entierro de su hijo Freydis, enterró a todos en el cementerio familiar y se quitó la vida dejando una nota póstuma donde pide ser enterrada con ellos.
*La familia Gudbrand es protagonista de miles de leyendas por su desafortunado desenlace, muchos aseguran que Freydis aún pasea por el río Glomma.

Abbie en shock, con lágrimas escurriendo por su rostro regresó a su casa, se encerró en su habitación preguntándose una y otra vez…

¿Cómo es posible?

Llorando desdichada pensaba en todo lo sucedido y se intentaba convencer que era un sueño, una de tantas pesadillas, quizás inducida por esos libros de leyendas góticas que tanto disfrutaba leer, suplicaba despertar…


Aún se dice que Abbie sigue pasando sus tardes en aquél lugar frente al río Glomma esperando que su gran amor regrese por ella y por fin cumplir la promesa de amarse eternamente.




Imagen

Autor Copyright © Sanctus Nebula / 27-10-2013


Imagen

Avatar de Usuario
PalomaNegra
-*-*-
-*-*-
Mensajes: 3544
Registrado: Sab May 14, 2011 07:11

Re: "CUENTO TENEBROSO"

Mensaje por PalomaNegra » Jue Oct 31, 2013 05:49

   
 


Poema=Imagen

HISTORIA DE MI INFANCIA

Imagen


Esto no es leyenda es un hecho real de mi infancia,
tenía 10 años cuando fui con mis primas a visitar
la casa de los abuelos, era una casa vieja, con rejas
en las ventanas, con pisos de madera, los que crujían
al caminar sobre ellos, una tía la cuidaba pero la tenía
medio abandonada, (los abuelos ya había muerto),
recuerdo tan bien a mi abuela, tan gentil y tiernamente cariñosa,
y el abuelo con sus ojos claros tan dulces
siempre me contaba viejas historias cuando solo tenía
4 años, era una tarde de finales de octubre cuando
entramos a la casa muy descuidada por cierto,
nos abrió la puerta mi tía Cecilia y nos dejo jugar
en la segunda planta de la casa, recuerdo que eran
casi las 7 de la tarde y estaba oscureciendo, (mi tía
nos llevaría a casa) jugábamos contentas a las comadritas
en eso escuchamos un ruido en una de las habitaciones
como un rechinido, yo decía que eran cadenas que arrastraban
y una de mis primas decía que era un aullido y otra
que era la puerta rechinando de vieja, en fin que ya todas
asustadas bajamos con mi tía, pero me entro la curiosidad
y regrese a ver que pasaba, muy lento abrí la puerta
y vaya sorpresa al borde de la cama mi abuelo con un libro
en las manos leía sin advertir mi presencia, me quede
paralizada con los ojos muy abiertos sin poder moverme
y a lo lejos escuchaba que me llamaban, apenas
percibía las voces no me daba cuenta que estaban
junto a mi y yo mirando fijamente la cama y en ella
a mi abuelo leyendo, recuerdo que serraron la puerta
y entre todas me ayudaron a bajar y me hablaban
muy fuerte y no reaccionaba, seguía mirando a mi abuelo,
sentí un impacto en mi cara, fue mi tía que me dio una
bofetada no muy fuerte pero si suficiente para volverme
a la realidad, recuerdo que me puse a llorar y no hable
de lo que vi hasta después de semanas, y aun así y aun ahora
sigue en mi mente esa imagen del abuelo, por mucho tiempo
no visite la casa de los abuelos hasta que la vendieron
después de 5 años de lo que sucedió aquella tarde y tardé
mucho tiempo para recuperarme, cuando platique lo que vi,
algunos de mi familia no me creyeron y otros sí, mis
primas ya no volvieron a la casa y mi tía cada que iba
a limpiar llevaba con ella un rosario y oraba, ella me creyó,
se los digo es verdad, muy cierta esta historia de mi infancia.

PalomaNegra


Imagen


Imagen

 
   
Imagen

Cerrado

Volver a “Halloween, Día de Todos los Santos, Día de los muertos, etc.”